¿Por qué hacemos los calcetines en China?

Hemos querido realizar esta página para aclarar una de las dudas que más veces nos habéis hecho ya que da lugar a una percepción errónea de nuestro espíritu.

Antes de que digas que sabes la respuesta, te adelantamos que nos sale mucho más caro hacerlos en China que en España. Dedica 2 minutos a leer nuestra historia 🙂

Mafiosocks está ubicado en Barcelona, y sólo crear la marca contactamos con varias fábricas especializadas en impresión textil de ámbito local (Barcelona y cercanías). No encontramos ninguna capaz de confeccionar los calcetines tal y como los queremos.

Por ese motivo, decidimos contactar con empresas de toda España y Portugal pero tuvimos la misma suerte.

Nuestros calcetines se caracterizan por un diseño 360 grados. Esto significa que el dibujo nunca termina. Da la vuelta al calcetín pero no sabes dónde empieza.

Parece muy sencillo de hacer pero no lo es. Si comparas con las marcas de la competencia, la mayoría tiene un corte en el dibujo o alguna marca de separación dónde se ha producido la unión (ya sea envertical o en diagonal).

Nuestro valor añadido es que no queremos nunca ninguna marca en el diseño. Eso es lo que nos diferencia del resto.

Varias empresas españolas nos habían garantizado poderlo hacer, pero en el momento de recibir las muestras en todos los calcetines había la dichosa separación.

Tras ampliar horizontes encontramos una fábrica situada en China que aseguraba que tenía tecnología suficiente como para confeccionar nuestros calcetines con todos los mínimos de calidad exigidos por Mafiosocks, que no son pocos.

Al recibir los primeros calcetines de muestra era cierto. Por fin habíamos dado con un proveedor capaz de crear calcetines que realmente fueran 360 grados.

La gente suele asociar China con barato, pero en el momento que exiges calidad deja de serlo. En España el precio unitario por calcetín era más bajo, los gastos de envío más rápidos y más baratos, no pagábamos aduanas y encima nos permitían hacer menos unidades por pedido.

Hemos tomado la decisión de que, hasta que demos con una fábrica que realmente consiga calcetines como los que tenemos ahora mismo, tendremos que producir fuera, aunque eso limite nuestro beneficio.

El equipo creativo está ubicado todo en España, y lo único que llevamos a China es la confección del calcetín en sí, supervisando todos los pasos realizados de forma personal.